AMBIENTE DE CACTÁCEAS Y SUCULENTAS

Flora

En este ambiente encontraremos plantas cuyas condiciones climáticas se caracterizan por la escasez de precipitaciones, si bien existen especies que si que soportan bajas temperaturas. La condición general de las plantas suculentas es que no soportan encharcamientos del terreno, ya que provocan la pudrición de sus raíces.

Fotos de abril ‎2019

El origen de todas las especies de cactáceas es el continente americano, tanto del norte como del sur, siendo como norma general los cactus de América del Norte los que aguantan periodos de heladas.

 

Asimismo, encontraremos otras especies de familias de origen africano (Aloes, Euphorbias…) y también existen dos mesetas acristaladas en las que hay una colección de plantas de un menor tamaño (más delicadas) así como alguna planta caudiciforme, es decir que forman un tronco engrosado como reserva de agua.

 

Este ambiente ha sido renovado a finales del año 2017, actuando sobre el terreno de los parterres y aportando gravas de distintos colores para contrastar con las especies de cactus y suculentas existentes, así como con la incorporación de nuevas especies y reubicación de otras existentes para que tengan unas adecuadas condiciones de luz. También en las mesetas se ha instalado luz artificial para su correcto desarrollo.

 

Actualmente se ha pasado a más de 340 especies en esta ambiente, habiendo aumentado la colección en más de 90 nuevas especies.

AMBIENTE SUBTROPICAL

Flora

El ambiente subtropical del Invernadero de la Arguanzuela sería asimilable a los bosques subtropicales húmedos, caracterizados por la existencia de una mezcla del bosque caducifolio propio de las regiones templadas junto con las especies que aguantan mejor el frío del bosque tropical. La causa de la adaptación de las plantas tropicales a latitudes tan altas es que el clima no presenta una marcada estación seca, y las temperaturas son moderadas, aunque si que existe una cierta parada vegetativa invernal.

Fotos ‎abril ‎2019

En el recorrido por este ambiente se pueden encontrar especies de árboles que pierden la hoja en invierno, siendo también importante y caracteristicas de este clima la presencia de especies laurifolias (hojas coriaceas, grandes y ovaladas).

Al igual que en los ambientes tropicales, en los últimos años se ha procedido a recuperar especies que por el transcurso del tiempo se han ido perdiendo y a incorporar nuevas plantaciones, intentando que en cada parterre existan plantas tapizantes, arbustivas y ejemplares arbóreos, así como palmeras o palmas de la familia de las plataneras. Tiene un especial interés la incorporación de una pequeña colección de cítricos (kumquat, limas,…) poco usuales, así como el aumento de plantas de origen canario que también serían típicas de estos climas.

 

Actualmente existen más de 170 especies vegetales en este ambiente, habiéndose aumentado en unas 50 especies con respecto a las anteriores revisiones del invernadero.

AMBIENTE TROPICAL

Flora

Existen dos ambientes dedicados a plantas originarias de zonas tropicales en las que el crecimiento de las plantas es continuo, es decir, que no existe una parada de crecimiento invernal como existe en nuestras latitudes. En general estas plantas no soportan bajas temperaturas, si bien hay unas más sensibles y delicadas que otras, por lo que hay especies que si se podrían desarrollar al exterior, pero normalmente desaparecerían en invierno y en el interior del Invernadero se desarrollan adecuadamente a lo largo de todo el año.

Fotos de abril 2019

El bosque húmedo tropical alberga una enorme diversidad de flora. En la mayor parte de los casos, no se encuentran especies de árboles dominantes. Más bien, los ejemplares de cada especie se encuentran muy dispersos por el bosque y un sorprendente número de especies de árboles pueden crecer juntas: se ha calculado que en los bosques húmedos más diversos del mundo, una sola hectárea de terreno puede albergar hasta 280 especies de árboles. Para poner esto en perspectiva, mencionemos que en toda Europa hay sólo unas 100 especies de árboles nativos.

 

La especialización es otra de las características de estos ambientes naturales, las plantas y animales se asocian para conseguir unos fines determinados, así, la forma y la función van siempre de la mano y por tanto, el “diseño” de los árboles, arbustos, flores, etc. tienen una función determinada para la consecución de un fin (polinización, colonización de espacio…), lo que conlleva una especialización de cada planta y a una evolución conjunta de las especies.

 

Así en los bosques tropicales, los árboles del estrato superior tienen troncos más largos o rectos, con crecimiento más rápido para competir con otros ejemplares próximos o existen numerosas plantas de los estratos bajos presentan distintos tonos y coloraciones en las hojas para aprovechar las diferentes longitudes de onda de la luz que dejan pasar los estratos arbóreos o que funcionan como espejos en el envés de las hojas para captar más energía para la realización de la fotosíntesis.

 

Las flores, igualmente, presenta formas o colores diferentes para atraer a distintos insectos o aves que realizan la polinización y posterior fructificación de las plantas. Hay que tener en cuenta que existen gran cantidad de especies, pero pocos ejemplares de cada una, por lo que la probabilidad de polinización es menor que en el caso de bosques más específicos.

 

En el paseo por los ambientes tropicales del Invernadero de la Arganzuela se pueden encontrar, a una pequeña escala, estás características ya que en cada parterre se intentan recrear con existencia de distintos estratos de plantas tapizantes, arbustos y árboles, así como plantas trepadoras o epifitas en distintas zonas de las estancias. Entre los dos ambientes tropicales, existen actualmente más de 300 especies vegetales, habiéndose recuperado en los últimos años más de 80 nuevas especies.