HISTORIA EN MADRID RÍO 7. PUENTE DEL REY

Histórica

En la entrada a la Casa de Campo se ubica el Puente del Rey que fue edificado en 1816 por orden de Fernando VII, con el fin de enlazar el casco urbano con los jardines de la Casa de Campo, si bien su anchura era mucho menor, llegando a su amplitud actual al pasar en 1931 la Casa de Campo a ser un parque público para el uso de los madrileños.

La Puerta del Rey es la puerta que daba acceso a la Casa de Campo desde el Palacio Real. Actualmente la Puerta del Rey ha sufrido un proceso de restauración `interpretada´, desplazándola de su posición original, para situarla más cercana al río. Se encuentra incluida en el parque, frente al Puente del Rey, monumento con el que siempre estuvo vinculada

En este mismo entrono se ubica el Túnel de Bonaparte, que es parte del encargo realizado por José I en 1811 a Juan de Villanueva de conectar el Palacio Real y los jardines del Campo del Moro con la Casa de Campo a través de un camino arbolado, un túnel y un viaducto para llegar a la Puerta del Rey.

La historia de la Casa de Campo comenzó con la decisión de Felipe II de trasladar la Corte a Madrid en 1561 y residir en ella. El rey comienza a formar una finca que unía el Palacio con el cazadero de El Pardo. Alrededor de este núcleo se irán agregando fincas de labor y campos comprados a los colindantes.

Con Fernando VI este sitio se declaró Bosque Real. Dada la finalidad cinegética y campestre de la finca y la proximidad de Palacio, la primitiva casa de campo de los Vargas se amplía para acoger los aposentos reales para estos menesteres. Carlos III le dará un nuevo rumbo introduciendo ganadería y agricultura entre sus fines, que serían continuados por la Reina María Cristina.

Tras la proclamación de la Segunda República, fue cedida por el Estado al pueblo de Madrid (1 de mayo de 1931), estando desde entonces abierta al público.

En esta entrada a la Casa de Campo se encuentra la huerta de la Partida, recinto creado en el siglo XVI vinculado a la Casa de los Vargas, que se ha recuperado con la plantación de más de 800 frutales y a la incorporación de un cauce seco que reproduce el antiguo curso del arroyo Meaques.

 

 


Para acceder al panel informativo, pinche aquí.